Beijing ha pospuesto oficialmente la reunión anual del 13º Congreso Nacional del Pueblo (NPC, en inglés) debido a la epidemia del COVID-19. El aplazamiento se considera una medida adecuada ya que es una asamblea que reúne, durante dos semanas, a más de 3000 personas. Todavía no hay nuevas fechas para la reunión anual más importante del país. Es un verdadero golpe para el optimismo propagado por los medios estatales recientemente. Como señala Bill Bishop, editor de Sinocism, “Sabremos que la situación está bajo control cuando sucedan tres cosas: Xi visite Wuhan, las clases regresen y haya una fecha de lanzamiento para la reunión de la NPC”.


Un nuevo artículo en The New York Times habla sobre la aplicación de cuarentena utilizada por el gobierno chino. La aplicación de control, que registra la ubicación de las personas y la envía a las autoridades, emite tres categorías para el usuario (verde, amarillo y rojo) — quien sea verde, puede circular libremente. Parece ser un uso sin precedentes de big data para la vigilancia y está planteando dudas en el país sobre su efectividad. Vale la pena leerlo.


La semana pasada, hablamos sobre cómo las empresas y fábricas chinas buscan recuperar sus capacidades. Sin embargo, la recuperación económica no depende solo de ellas — ni de la ansiedad del gobierno. Una parte importante es la demandadepende de si los consumidores están dispuestos a abrir sus billeteras. La psicología de la incertidumbre tiene un papel y este es el tema de discusión en el texto de Houze Song para MacroPolo. También hay buenos gráficos sobre los efectos económicos del virus aquí.

La preocupación por la recuperación económica no es sin razón: los datos de febrero muestran el daño causado por la epidemia de COVID-19 en la economía china. Según la Oficina Nacional de Estadísticas, la actividad manufacturera del país cayó a su nivel histórico más bajo el mes pasado. El índice de gerentes de compras (IGC) oficial de China se desplomó a 37,5 — las lecturas debajo de 50 indican una contracción en el sector. Inicialmente, los analistas esperaban una caída en el IGC chino a 45. El resultado peor de lo esperado, por supuesto, fortalece las preocupaciones sobre la economía del país y refuerza la necesidad de una solución rápida a la crisis.


La crisis golpeó al conglomerado chino HNA Group. La compañía, que ya figuraba en la lista Fortune Global 500 en 2017 y es dueña de Hainan Airlines y Hong Kong Airlines, posee también acciones en Azul, TAP, y controla el 25% de la cadena Hilton, entre otros. Desde 2018, la compañía ha enfrentado problemas de dinero y está liquidando algunos de sus activos. Debido al estancamiento causado por el virus y al efecto de que pocas personas están viajando (75% menos que el año anterior), se creó un comité estatal para tratar su liquidez — la compañía es privada, aunque una gran parte de las acciones pertenecen al gobierno chino. Los expertos dicen que puede ser un indicativo de la nacionalización del grupo.

A medida de que los casos de infección se extienden por todo el mundo, aumentan las preocupaciones sobre la cada vez más probable formación de una pandemia de COVID-19. A fines de la semana pasada, los Estados Unidos confirmaron su primera muerte por el virus. Tailandia y Australia también anunciaron sus primeras muertes. En Italia y Corea del Sur, los números de personas infectadas continúan aumentando considerablemente. En América Latina, tanto Brasil como México y Argentina confirmaron sus primeros casos. En China, la aceleración de los números de contaminación disminuyó durante la semana pasada, pero aumentó nuevamente el viernes pasado (29), con 573 nuevos eventos.

El caso de Irán es especialmente preocupante. Oficialmente el país tenía, hasta el viernes pasado, 34 víctimas fatales del nuevo coronavirus. Sin embargo, fuentes no oficiales señalan que los muertos superan los 200 — principalmente en Teherán, la capital del país, y en la ciudad de Qom. Entre las víctimas, una jugadora de 22 años del equipo de fútbol sala iraní murió el miércoles pasado. Varios altos funcionarios del país también han dado positivo por el virus. Irán, que ya tiene la tasa de mortalidad por contaminación con COVID-19 más alta del mundo, se ha convertido rápidamente en un nuevo epicentro de la epidemia. En respuesta, Beijing envió dos paquetes de pruebas de laboratorio y equipaje médica, así como un equipo de control de enfermedades, como ayuda humanitaria a la nación.


La disputa entre Beijing y Estocolmo sobre Gui Minhaiuno de los libreros de Hong Kong que “desapareció” en 2018, parece haber terminado. La Fiscalía Popular de la ciudad de Ningbo sentenció a Gui a 10 años de prisión y cinco años sin derechos políticos por “proporcionar inteligencia a otros países”. Gui, nacido en China, emigró a Suecia en 1996 — donde era ciudadano hasta 2018 — hasta que Beijing informó que reclamó la ciudadanía china. Gui era el dueño de Mighty Current, una librería de Hong Kong especializada en libros prohibidos en China continental. Según fuentes cercanas, Gui estaba a punto de publicar un libro sobre la vida amorosa de Xi Jinping.


Un nuevo informe del ASPI (Australian Strategic and Policy Institute) sobre la situación en los campamentos en Xinjiang apunta a 83 compañías extranjeras, incluidas Gap, Adidas, Nike, Samsung, Sony, Apple y BMW, además de compañías chinas como Huawei y Xiaomi, que se habrían beneficiado del trabajo forzado de más de 80,000 uigures entre 2017 y 2019, repartidos en fábricas de todo el país. Los datos habrían surgido de documentos filtrados por el gobierno chino. Se está organizando una posible visita del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para este año en el país, centrándose en la región de Xinjiang.

Más del 60% de las empresas chinas todavía están cerradas debido a la crisis del COVID-19. La mayoría viene operando basadas en métodos de home office. ¿Puedes imaginar la mayoría del país trabajando así? El Baidu Pan Service (el Google Drive chino) tuvo un aumento de más del 50% en usuarios activos desde el inicio de febrero. Plataformas de videoconferencia están viendo beneficios: Zoom, por ejemplo, una de las gigantes que no está bloqueada en China, experimentó una apreciación de sus acciones en un 40% y conquistó más de 2 millones desde el inicio del año hasta febrero — más que lo acumulado durante todo el 2019.


La utilización del livestream para vender productos y servicios también creció dramáticamente en el país, incluyendo el uso de apps de videos cortos (como el Douyin/TikTok y el Kuaishou), incluyendo restaurantes publicando recetas y bares haciendo fiestas online. Una empresa que empezó a pensar fuera de la caja fue Pinduoduo, de e-commerce. Según comentamos anteriormente, muchos productores han estado encontrando dificultades en mantener sus negocios en medio a la cuarentena. De manera a ayudar pequeños y medianos agricultores del interior de China, que son parte significativa de los usuarios de la Pinduoduo, la empresa lanzó una campaña (Help the Farmers) para áreas con los niveles más altos de pobreza, ofreciendo productos a usuarios próximos y subsidios logísticos para las entregas.


Sun Yang, principal estrella de la natación china y ganador de una medalla de oro en la última edición de los Juegos Olímpicos, fue vedado de competir por 8 años por haber violado reglas de anti-doping. La decisión, tomada por el Tribunal Internacional de Arbitraje del Deporte, impide que el atleta participe de la próxima edición de los juegos, que se va a realizar este año en Tokio, Japón. Sun anunció que pretende contestar la decisión y se declaró inocente. “Eso es injusto, yo creo firmemente en mi inocencia y definitivamente voy a apelar para que más personas sepan la verdad”, dijo a la agencia Xinhua.

Zheng He fue un gran explorador chino del siglo XV. Bajo su liderazgo, el Imperio Chino llegó a prácticamente todos los rincones del mundo. Esta sección se inspira en ese personaje y te invita a explorar la China más profundamente.

Música: la recién llegada 告五人 Accusivefive ya hizo giras por tres continentes y es de las joyas raras de Taiwán que compartimos en la Shūmiàn. ¡Prepara los auriculares!

Fandom: no subestimes a las fanáticas chinas. Mira la historia fascinante de cómo fan-clubs de celebridades han estado creando una de las redes confiables y provisiones y de acción colectiva durante la crisis del COVID-19.

Comida: no pierdas la serie Eat China, de 14 episodios, en YouTube. Son videos excelentes sobre la(s) culinaria(s) china(s). Pero no los mires con la panza vacía, porque seguro te van a dar hambre!

Un poco más académico: el investigador Liu Xing, de la Beijing Normal University, debate en video la visita a China y la percepción del filósofo John Dewey sobre la creación de una nueva nación durante el tumultuoso periodo de 1919 a 1920 y sobre cómo ello encaja en la teoría de Benedict Anderson sobre comunidades imaginarias.

Assine a nossa newsletter!

%d blogueiros gostam disto: