Newsletter 052 (ES)

La participación de las mujeres en la fuerza laboral china está disminuyendo (del 73% en 1990 al 60% en 2019), mientras que la brecha salarial de género se está ampliando y las mujeres migrantes son las que más sufren, según un nuevo artículo académico. Durante la era de Mao, la frase “las mujeres sostienen la mitad del cielo” se hizo popular para defender la paridad de género en la China comunista, cuando se produjeron algunas transformaciones positivas. Pero el trabajo es continuo y hoy, la situación ha empeorado. En el alto nivel del Partido Comunista, el Politburó de 25 personas tiene solo una mujer, Sun Chunlan. El artículo de los autores Klugman, Wang y Wang presenta análisis de censos en las últimas tres décadas, demostrando la vulnerabilidad de las mujeres que viven en zonas rurales y la “penalización” en el salario de las mujeres con hijos (36% menos en el salario de madres con respecto a las mujeres sin hijos).


Como no hay nada tan malo que no pueda empeorar, Wang Zhonglin, el nuevo secretario del partido en Wuhan, se encontró en una mala posición después de hacer una desafortunada declaración en el epicentro de COVID-19. Probablemente debido a la reacción de un complejo residencial en Wuhan a la visita de la viceprimer ministra Sun Chunlan, en la cual los residentes en cuarentena gritaron “¡Todo es mentira, todo es falso!” durante la gira, se alega que Wang habría dicho que “es necesario implementar una educación de gratitud entre todos los ciudadanos de esta ciudad, que así ellos agradecerán al Secretario General [Xi Jinping] y al Partido, prestarán atención al Partido, caminarán con el Partido y crearán una fuerte energía positiva”. La declaración enfureció a los internautas chinos.


La ola de malas noticias económicas asociadas con la epidemia del nuevo coronavirus continúa en su apogeo. Esta vez, la información es que tanto las exportaciones como las importaciones chinas han sufrido bajas significativas en los últimos dos meses. Según datos de la Administración General de Aduanas de China, las exportaciones del país cayeron un 17,2% en el conjunto de enero y febrero. Las importaciones, por otro lado, registraron una reducción del 4%. En total, el volumen del comercio exterior chino fue un 11% más bajo que durante el mismo período del año pasado. Dado el escenario cada vez más negativo, algunos analistas ya predicen que 2020 comenzará con la primera contracción trimestral de la economía de China desde 1976.


Xu Zhiyong, abogado y fundador del Movimiento de los Nuevos Ciudadanos, fue arrestado por funcionarios chinos después de criticar el liderazgo de Xi Jinping frente a la epidemia COVID-19. Aunque la detención tuvo lugar hace semanas, la familia de Xu no fue informada de su paradero hasta el sábado pasado (07). Retenido en un centro de detención secreto y acusado de “incitar a la subversión al poder estatal”, al activista se le negó el acceso a un abogado y ahora podría enfrentar hasta 15 años de cárcel. Su novia Li Qiaochu también sería detenida en la misma instalación por un cargo similar. Las perspectivas de Xu y Li no son buenas: muchos activistas que han estado en la misma posición que ellos fueron torturados durante meses antes de ser acusados formalmente y arrestados por sus presuntos delitos.

La crisis en China vio una ralentización  en el crecimiento de los casos, mientras que en el resto del mundo, solo aumentan. El gobierno chino ahora está ofreciendo su experiencia en contener COVID-19, también para ayudar a mejorar su imagen (“China no solo está luchando por sí misma, sino también por el mundo”, dijo el embajador chino en la ONU, Zhang Jun). En People’s Daily, el periódico estatal, también se fijó en la capacidad del gobierno de los EE. UU. para hacer frente a la epidemia, debido a la falta de licencia médica remunerada y de acceso a un sistema de salud de bajo costo.


El intercambio de opiniones entre Washington y Beijing sobre el caso de periodistas acusados de espiar en ambos países cobró impulso esta semana con un tweet inusual de Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular de China: “Ahora que Estados Unidos ha comenzado el juego, juguemos”.

El juego de ajedrez, que parece estar detenido en la época de la Guerra Fría, ya ha tenido los siguientes movimientos: primero, un editorial en el Wall Street Journal titulado “China: el hombre enfermo en Asia”, seguido de la expulsión de tres periodistas estadounidenses en territorio chino. Luego, Washington avanzó y volvió a calificar la presencia de varios medios estatales chinos como entidades diplomáticas, quedando sujeto a nuevas normas de seguridad y visas, además de disminuir la participación de periodistas chinos afiliados a los medios estatales de Beijing de 160 a 100, provocando la expulsión de 60 profesionales. Esperemos a quién dará jaque mate.


Hace casi 7 años, Xi Jinping anunció planes para construir el Corredor Económico China-Pakistán — un megaproyecto con una extensa infraestructura que conecta la provincia de Xinjiang, en el oeste de China, con el Mar Arábigo. Hasta ahora, sin embargo, menos de un tercio de los proyectos se han completado. Por un lado, una serie de inestabilidades políticas y económicas por parte de Pakistán han impuesto dificultades en el progreso del plan. Por otro lado, el caso apunta a una tendencia general de debilitación de la expansión de Beijing en todo el mundo: proyectos similares en países como Sri Lanka, Malasia y Kenia también están por debajo de las expectativas. Además de las consideraciones geopolíticas, la desaceleración de la economía china y los efectos dañinos de la guerra comercial con Washington pueden estar entre los motivos de tal recesión.

Alrededor de 70 personas quedaron atrapadas en los destrozos del derrumbe de un hotel que servía como instalación de cuarentena en Quanzhou. Hasta ahora, 10 murieron, decenas salieron heridas y varias no fueron encontradas todavía. El Cuerpo de Bomberos de Fujian, provincia en que se encuentra la ciudad, envió más de 1000 bomberos y profesionales de auxilio para intentar rescatar a las víctimas. La cuarentena en el hotel era preventiva: ninguno de los presentes había sido diagnosticado con el COVID-19. Ahora, autoridades investigan si el colapso del edificio se dio debido a problemas estructurales o a reformas posteriores.


Un informe recién publicado por el CitizenLab de la Universidad de Toronto trata el tema del control de las informaciones en las redes sociales chinas durante el inicio de la epidemia del nuevo coronavirus. La investigación concluye que filtros de contenido empezaron a actuar desde el día 31 de diciembre de 2019, censurando mucha información neutral, especialmente en WeChat, ya que allí las reglas son amplias, incluso censurando tips de prevención e información de utilidad pública. El documento también reporta las palabras y expresiones censuradas en la red de livestreaming YY, así como en WeChat.


Creció el número de casos de violencia doméstica en China desde el inicio de la cuarentena, cuenta el artículo del Sixth Tone, especialmente contra niños y mujeres. La legislación específica sobre ese tema surgió recién en el 2016 y tiene graves insuficiencias. Grupos de feministas han lanzado campañas online y distribuido carteles en ciudades chinas para llamar la atención sobre el problema.


La epidemia del COVID-19 ha mostrado a los gobiernos locales y central la importancia de la participación de ONGs y donaciones individuales — lo que es un gran desafío para un país tan reticente a la existencia de participación popular espontánea, sin la intermediación del Estado. Teniendo en cuenta la importancia de la emergencia actual, el gobierno central ha facilitado la participación de instituciones de la sociedad civil en el proceso de recolección y distribución de donaciones — algo innovador en un sistema que suele centralizar las decisiones en instituciones y liderazgos gubernamentales.

No es la primera vez que China enfrenta el desafío de permitir más participación de la sociedad civil en la respuesta a catástrofes: durante la epidemia del SARS en 2003, los sismos de Wenchuan de 2008 y el de Ya’an en 2013, varias instituciones de la sociedad civil recolectaron donaciones de dinero y de materiales, pero que fueron seriamente atrasadas o no concretadas debido a barreras impuestas por los gobiernos central y locales. ¿Quieres saber más de eso? Prepárate un cafecito y no dejes de leer el artículo de la investigadora Holly Snape aquí.

Zheng He fue un gran explorador chino del siglo XV. Bajo su liderazgo, el Imperio Chino llegó a prácticamente todos los rincones del mundo. Esta sección se inspira en ese personaje y te invita a explorar la China más profundamente.

FBI: la historia de la obsesión del FBI con China y su persecución constante a sino-americanos es el tema del libro “The Spy and the Scientist” , de Mara Hvistendahl. La autora también publicó un artículo sobre el tema en el The Intercept.

Feminismo: el tip de lectura es el libro “Betraying Big Brother – the Feminist Awakening in China“, de Leta Hong Fincher. Todavía no hay versión en español, pero recientemente se lanzó en Brasil una al portugués, con el nombre de “Enfrentando o Dragão — o despertar do feminismo na China“.

Fotografía: registros impresionantes de la China anterior a los cambios profundos generados en el país por la Revolución Cultural de las décadas de 1960-1970.

Pósteres: ¿a quién no le gusta un buen póster? Una serie de los más famosos retratando a mujeres en China, desde la Era Mao hasta los 1990.

Assine a nossa newsletter!

%d blogueiros gostam disto: