Newsletter 085 (ES)

Según datos oficiales divulgados el lunes pasado (19), la economía china se expandió un 4,9% en el tercer trimestre de 2020 en comparación con el mismo período del año pasado. El crecimiento fue más alto que el registrado en el segundo trimestre pero, a la vez, fue un poco menor que el previsto por analistas de mercado, que esperaban una tasa de 5,2%. Aun así, el número refuerza la tendencia positiva de la recuperación post-pandemia de la economía del gigante asiático, que probablemente sea la única entre las más grandes del mundo a expandirse en 2020.

Hablando de economía, empezó el lunes (26) la reunión entre los líderes del Partido Comunista de China para definir las bases del próximo plan quinquenal que debe guiar el rumbo de la economía del país entre 2021 y 2025. Muchas preocupaciones deben estar presentes en las discusiones, como la posibilidad de un estancamiento económico, las crecientes tensiones con Washington y las perspectivas para la transición energética y la sustentabilidad del país. Pero un factor ya está claro: en tiempos de inestabilidad internacional, Beijing parece haber decidido evitar demasiados riesgos financieros y apostar al mercado doméstico para dar seguimiento a su proceso de desarrollo económico.

Particularmente sobre el tema de la transición energética, que ha recibido atención recientemente debido a las promesas de neutralidad en carbono de Xi Jinping en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el editor junior Bruno Gastal publicó en nuestro sitio un artículo sobre los posibles caminos que China puede seguir para llegar a ese objetivo. Vale la pena leerlo, si te arriesgas con el portugués.


En la edición 83, hablamos sobre el testeo de la DC/EP (la moneda digital china) en Shenzhen. Terminado el período de prueba, se registraron 62 mil transacciones totalizando 8,8 millones de yuanes. Las empresas registradas no reportaron problemas en el sistema, cuya utilización no requiere costos extras y se puede dar incluso sin internet. Sin embargo, se deberán realizar más pruebas, con foco en tenerla lista para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.


Conmemorando el aniversario de los 70 años del envío de tropas chinas a la Guerra de Corea en el inicio de la década de 1950, Xi Jinping dio un discurso en el Gran Salón del Pueblo, en el que declaró que China nunca permitirá que se arruinen su soberanía, seguridad e intereses de desarrollo. Citando a Mao Zedong, el actual líder chino dijo, sin mencionar a ningún otro país en específico, que el mundo debe saber que “el pueblo chino está organizado y que con él no se juega”. Xi también afirmó que el unilateralismo, el proteccionismo y la intimidación estarían destinados al fracaso y reforzó, finalmente, la intención de modernizar las fuerzas de defensa nacional de China. “Sin un ejército fuerte, no puede haber una patria fuerte”, completó.


El mayor número de nuevos casos de COVID-19 en meses en China fue reportado el fin de semana pasado, en Xinjiang. La ciudad de Kashgar, cerca de Pakistán, contabilizó 138 casos, todos asintomáticos. La región autónoma no tenía nuevos casos locales desde agosto. Una empleada de una tienda de ropa, de 17 años y originaria del condado de Shufu, habría sido la fuente del contagio. Autoridades de la región descartaron cualquier conexión con los casos reportados en julio en Urumqi. Tras el descubrimiento del nuevo caso, los tests apuntaron a 137 personas más con el virus, incluyendo los padres de la joven. El gobierno planea testear a todos los 4,7 millones de habitantes de Kashgar en los próximos días, más de la mitad de los cuales ya fue testeada. Se cancelaron los vuelos hacia y desde la ciudad, y el gobierno también está restringiendo otras formas de transporte y cerrando escuelas.

El Departamento de Estado estadounidense aprobó, en la última semana, la venta potencial de tres sistemas de armas a Taiwán. La transacción, que totaliza casi 2 mil millones de dólares e incluye, entre otros, sensores, misiles y artillería, todavía puede enfrentarse a la oposición del congreso del país norteamericano, pero difícilmente lo sea: el apoyo militar a la isla autogobernada es una de las pocas cuestiones que unen a demócratas y republicanos en los Estados Unidos. A China, claro, no le agradó. A través de su Ministerio de Relaciones Exteriores, el país afirmó que la aprobación viola los tratados que establecieron los lazos diplomáticos oficiales con los Estados Unidos en la década de 1970 y, además, que la presente situación envía una señal equivocada a las fuerzas separatistas de Taiwán, causando daños importantes a sus relaciones con Washington.


¿Cómo se refleja la rivalidad entre Estados Unidos y China en América Latina? En un artículo publicado en la revista Asian Perspectiva, Claudia Trevisan – Directora Ejecutiva del Consejo Empresarial Brasil-China – aborda los potenciales riesgos para la región, enfocándose en la perspectiva de la política exterior de Jair Bolsonaro en Brasil.


La disputa por quién va construir la infraestructura 5G en el mundo tuvo un nuevo capítulo en Europa: esta vez, es Suecia quien dijo no a la participación de Huawei y ZTE en el país. Así como ya fue visto en otros países europeos, Suecia alegó motivos de seguridad nacional o, como las fuerzas armadas suecas alegaron, “China es una de las mayores amenazas a Suecia”. Y el embrollo en el continente europeo no paró ahí. Un grupo de telecomunicaciones de la República Checa ya optó por Ericsson en la construcción de su infraestructura 5G.

Cruzando el Atlántico, la situación tampoco anda bien en Brasil. Con la decisión postergada para mayo de 2021, el gobierno de Jair Bolsonaro todavía no ha decidido, formalmente, la participación o no de Huawei en la construcción de la tecnología 5G en el país. Sin embargo, todo indica que la empresa sería vetada bajo argumentos de amenaza a la seguridad nacional — aunque el gobierno no haya presentado evidencia para sostener lo expuesto. Esta semana, Brasil y Estados Unidos firmaron un memorando de entendimiento que prevé hasta 1 mil millón de dólares en créditos para inversiones en el sector energético, infraestructura, logística, minería y telecomunicaciones — incluyendo al 5G.

Beijing emitió una nota esta semana condenando la utilización de argumentos de “seguridad nacional” para excluir a compañías y países específicos sin que haya evidencias para ello.

El incentivo estadounidense para que países desistan de adquirir productos y servicios de Huawei también está llegando a África. Así como en Brasil, la idea es ayudar a los países a partir del financiamiento de otras operadoras, como Nokia o Samsung. Para Eric Olander, de The China-Africa Project, los EE.UU ha llegado tarde a la fiesta y es improbable que el incentivo tenga algún efecto. A fin de cuentas, Huawei ya ofrece el 70% de la infraestructura 4G en el continente, y difícil que el cambio de equipos ocurra debido a los costos y el tiempo necesarios. Para Olander, es también una cuestión de relaciones — Huawei ya lleva un buen tiempo en los países africanos invirtiendo en cooperación y buenos lazos: algo que los EE.UU no se molestó en hacer.

Hace cinco años, el gobierno central de China anunció el reemplazo de la famosa (y polémica) política del hijo único por una nueva legislación que permite que las familias chinas tengan hasta dos hijos. La decisión fue una manera de enfrentar el preocupante envejecimiento de la población del país. Sin embargo, por ahora, parece que el cambio no propició un efecto significativo: a pesar de que llegó a un pico en 2016, la tasa de natalidad del país viene bajando desde hace tres años, y llegó en 2019 a su nivel más bajo desde 1952. ¿Cuáles son las razones para este fenómeno? Se pueden citar varias, pero hay una principal: los niños impactan significativamente las finanzas y el estilo de vida de las parejas chinas, de manera que muchos estarían decididos a no tener más de un hijo, aunque la ley lo permita.


Durante el aislamiento social por la pandemia de COVID-19, millones de jóvenes chinas compraron y utilizaron juguetes eróticos para atravesar el período. Esa decisión de la llamada “generación millenium” apunta a un cambio de actitud en la sociedad china, tradicionalmente conservadora. El país es hoy el principal exportador de esos productos, y la demanda interna por juguetes innovadores y diferenciados ha estado creciendo continuamente. Además de resaltar una consecuencia del aislamiento social en la vida de miles de personas, el uso intensivo de juguetes sexuales expresa una transformación cultural y de actitudes hacia el sexo (por lo menos en un grupo demográfico más joven y abierto).


El día 11/11 es en China el Día de los Solteros, el evento de compras online más masivo del mundo (con casi cuatro veces el volumen de consumo del Black Friday en los EE.UU.). Por lo tanto, es un buen momento para reflexionar sobre el consumismo. Mientras las empresas crean estrategias para atraer más clientes y ventas, en un contexto de pandemia y lento crecimiento económico parece faltar espacio para hablar de otras cuestiones. El impacto ambiental de esas compras, por ejemplo, es visible en agencias de logística. Los números son impresionantes: 300 mil toneladas de embalajes se generan durante este período. A pesar de algunos esfuerzos, no se ven muchos cambios. Otro problema que aparece con las compras es la cantidad de ropa usada que es desechada. Se trata también de un problema cultural en el país, donde usar ropa de segunda mano no es visto como un acto de conciencia ambiental, sino como una señal de pobreza. Una solución ha sido exportar ropas usadas en muy buen estado, pero aún así una gran parte termina siendo incinerada.

Zheng He fue un gran explorador chino del siglo XV. Bajo su liderazgo, el Imperio Chino llegó a prácticamente todos los rincones del mundo. Esta sección se inspira en ese personaje y te invita a explorar la China más profundamente.

Música: la sugerencia musical de la semana va para JiaJia y Agong, ambos de Taiwán. JiaJia es una cantante multipremiada del grupo étnico Puyuma, el sexto mayor de la isla. Sube el volumen!

Perfil: la periodista Alice Su hizo un largo perfil de Xi Jinping para el Los Angeles Times buscando una conexión entre las ambiciones de Xi y la realidad.

Podcast: ¿una ruta de la seda digital? Esa es la discusión de este episodio del podcast China ‘s New Silk Road de la periodista Mary Kay Magistad. Hablan de Shenzhen, Huawei, 5G, reconocimiento facial y más. La transcripción está disponible en el mismo enlace.

Otro podcast más: pensaste alguna vez en cómo se hizo la adaptación para poder ingresar los 70 mil caracteres chinos con el teclado del alfabeto latino en la computadora? El profesor Wang Yongmin, un programador chino, desarrolló este método: el “Wubi”. Esta es la historia de la compleja creación.

Carrera contra el tiempo: en una época de rápida transformación, un grupo de artistas y estudiosos de Shanghái registran habitaciones a punto de ser derribadas en busca de vestigios de un pasado no tan lejano, pero ya casi olvidado, de la metrópolis china.

Assine a nossa newsletter!

%d blogueiros gostam disto: