Newsletter 033 (ES)

La discusión sobre el modelo chino de desarrollo llega a niveles abrumadores, sin lograr  un consenso. Pero, ¿y si China se ajusta, en verdad, a todos los modelos de desarrollo? Eso es lo que propone Martin Raiser, del Banco Mundial, en el sitio web de Brookings. Habla brevemente de la inversión estatal, del capital humano y del surgimiento de la clase media para mostrar que lo que estamos viendo encaja en las teorías tradicionales de desarrollo, a pesar de sus innovaciones institucionales.


En declaraciones al Comité Central del Partido Comunista Chino, Xi Jinping dijo que la blockchain tiene una amplia gama de posibles aplicaciones en China y, por lo tanto, el país debería aprovechar las oportunidades que ofrece la tecnología. “Deberíamos considerar blockchain como un gran avance para las innovaciones independientes en tecnologías clave”, agregó Xi. Al día siguiente, se aprobó una nueva ley de cifrado en el país. Con el objetivo de abordar los numerosos desafíos legales y reglamentarios que surgen de los casos de uso de cifrado comercial en el país, se espera que la ley entre en vigencia a partir de 2020. Casualmente o no, el valor de bitcoin se ha disparado tras las señales de China. Sin embargo, las criptomonedas permanecen prohibidas en el país y otros factores pueden estar detrás de las recientes fluctuaciones en el valor del medio de intercambio digital.


Como en agosto, las ganancias de la industria china cayeron el mes pasado. Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, esta vez la reducción fue del 5,3% en comparación con el mismo período del año pasado. De enero a septiembre, aún en comparación anual, la caída es del 2,1%. El caso de la industria automotriz es particularmente preocupante. En retracción durante 15 meses consecutivos, el sector — que produce no solo para el mercado interno sino también para la exportación — ha sufrido el impacto de la guerra comercial con los Estados Unidos. Como reitera un comentario de la consultora ZoZo Go, los tiempos son inciertos. “La confianza del consumidor es débil. Hay una sensación nebulosa de no saber lo que viene después”, agrega.

El jueves pasado (24), el presidente brasileño Jair Bolsonaro aterrizó en lo que es su primera visita oficial a China. Al llegar, tras ser cuestionado sobre visitar una nación comunista, Bolsonaro respondió: “Estoy en un país capitalista”. Recibido por Xi Jinping y otros líderes chinos al día siguiente en el Gran Salón del Pueblo, Bolsonaro reiteró que Brasil quiere refundar las relaciones con China. La respuesta fue que el gigante asiático espera continuar en el camino iniciado hace 45 años, cuando los dos países establecieron relaciones diplomáticas oficiales.

El tono del viaje, que duró solo dos días, fue de amistad. El líder brasileño dijo que estaba contento con la forma en que fue tratado en China e invitó a Beijing a invertir en su país — citando la costosa asignación de petróleo y la privatización de empresas estatales como oportunidades de negocios para los chinos en Brasil. A su vez, un artículo publicado en el diario estatal China Daily reforzó el deseo del gigante asiático de fortalecer las relaciones sino-brasileñas y destacó la importancia de que los dos países actúen en conjunto a favor del mantenimiento del multilateralismo y el desarrollo internacional. Sin embargo, desde una perspectiva económica, los resultados concretos de la visita no parecen haber sido muchos.


Ahora que Alberto Fernández fue electo presidente de Argentina y garantizó la vuelta del peronismo al poder, debemos pensar en cómo eso cambiará las relaciones del país con Pekín. El recién electo presidente, a diferencia de Macri, sube al poder con una visión más amigable de China. Mientras Macri empezó su gobierno cerrando las puertas a las inversiones chinas — decisión que luego retractó —, Fernández tiene como objetivo la continuidad del vínculo con el gigante oriental. También en contra de la posición del comienzo del gobierno anterior, Fernández cuestiona el discurso estadounidense de impedir que China invierta en Argentina, insinuando que el país estaría abierto a créditos e inversiones chinas en infraestructura y tecnología 5G. Además de los buenos pronósticos  para las relaciones chino-argentinas, ¿cómo se verán afectadas las relaciones entre Brasil y Argentina en una región políticamente dividida? Los dos países necesitan de inversiones de China, pero ¿van a competir o van a cooperar?


Hemos hablado en algunas ediciones pasadas de la presencia de China en la ONU (incluso hay un artículo sobre el tema en nuestro sitio web), específicamente el hecho de que el director de la FAO, la organización responsable de la alimentación y la agricultura dentro del sistema de las Naciones Unidas, es chino. Respaldado por Brasil, el bien calificado Qu Dongyu ganó las elecciones con 108 de 191 votos, dando la pauta de  una creciente influencia de China en los espacios multilaterales. Un reportaje de Foreign Policy cuenta la historia tras bastidores de cómo los Estados Unidos cometieron un error  en la carrera por el puesto, a pesar de las advertencias de los diplomáticos estadounidenses sobre la creciente influencia de China en las agencias y órganos normalmente liderados por personas que tienen el apoyo de Washington. Además, la RPC habría perdonado las deudas de algunos países y llevado a líderes en viajes de prometedores negocios durante la campaña — entre nosotros, una práctica común e histórica en algunas organizaciones multilaterales.


La construcción de infraestructura en países en conflicto no es fácil. China siente muy profundamente la dificultad por su experiencia en Myanmar (antigua Birmania), que limita con la provincia de Yunnan, al sur de China. El país viene enfrentando conflictos étnicos y religiosos hace muchos años y desde 2011, con el fin del gobierno militar, el problema solo ha empeorado. Debido a la proximidad y la posibilidad del flujo de producción china al Océano Índico, el país es clave para el gobierno chino en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. La creación del pasillo económico entre los dos países se estableció en 2018, pero la situación no está tranquila. El conflicto armado y la desfavorable opinión popular están impidiendo el desarrollo del proyecto, que incluye ferrocarriles, zonas industriales, puertos y represas.

De los carteles de propaganda del pasado a los desfiles militares del presente, la imagen del soldado del Ejército de Liberación Popular es una gran inspiración para el modelo de hombre ideal en China. Por mucho tiempo, las mentes y los cuerpos vigorosos de esos soldados, aunados a una fuerte lealtad al Partido Comunista, fueron proyectados por el estado como la definición perfecta de virtud masculina. Una nueva generación de artistas, sin embargo, viene resignificando qué es ser hombre en China. Por un lado, celebridades como Lu Han y Roy Wang Yuan rompen con el arquetipo del “hombre fuerte chino” a través de sus figuras andróginas y efeminadas. De otro, artistas como Musk Ming desafían la representación misma de soldados en el país, que en su obra son retratados como jóvenes inocentes y sensuales. No  todos aprueban, como se puede imaginar, pero parece que la masculinidad en China se dirige hacia importantes cambios.


¿Qué significa ser chino? Una pregunta que está cada vez más de moda en el mundo  del fútbol en China. Después de todo, el equipo nacional tuvo, por primera vez, un extranjero chino naturalizado sin ascendencia china. ¿Y sabes de dónde vino? Sí, de Brasil. Se trata del jugador Elkeson. La convocatoria de Ai Kesen (su nombre chino), que por un lado da una fuerza bienvenida al equipo que desde 2002 no ha puesto un pie en una Copa del Mundo, ha causado una ligera molestia entre los fanáticos chinos. “Él nunca será chino” es un comentario común en Internet de la RPC, “usted [Elkeson] no ama a China, te gusta, en verdad, el Yuan chino”. Elkeson tuvo que renunciar a la ciudadanía brasileña ya que la constitución china prohíbe la doble nacionalidad.


Para algunos, puede haber dudas sobre quién tendrá el monopolio de infraestructura 5G en el mundo. Sin embargo, cuando se trata de quién tendrá la mayor concentración de usuarios, no hay duda de que será China — incluso en términos relativos. Se estima que, para 2025, alrededor del 40% de los usuarios de 5G del mundo serán chinos. Beijing ha hecho un esfuerzo hercúleo al expandir la red para que, a fines de este año, el país tenga más de 130.000 bases 5G repartidas por todo el país.

Zheng He fue un gran explorador chino del siglo XV. Bajo su liderazgo, el Imperio Chino llegó a prácticamente todos los rincones del mundo. Esta sección se inspira en ese personaje y te invita a explorar la China más profundamente.

¿Por qué no? Mira la historia de Siying, una mujer china de 16 años que perdió la vista y decidió viajar sola a Corea del Sur, en contra de las percepciones comunes sobre las personas con discapacidad visual en China.

El verdadero hipster: en el equipo de Shūmiàn hay varios fanáticos de las zapatillas Feiyue. Aquí puedes aprender sobre la historia de la marca china y su eterna guerra de propiedad intelectual contra su homónimo francés.

¿Qué? Esta loca historia de un hombre que contrató a un asesino a sueldo que a su vez decidió subcontratar a otro por un precio más bajo y obtener el beneficio, que a su vez hizo lo mismo hasta que sucedió no menos de cinco veces. Digno de una película de los hermanos Coen.

Assine a nossa newsletter!

%d blogueiros gostam disto: