El mundo parece estar en crisis. Desde Hong Kong hasta Bolivia, los conflictos urbanos que nacen de las protestas son cada vez más violentos. En la última semana, los enfrentamientos ocurrieron en CUHK (Universidad China de Hong Kong) mientras la policía intentaba ingresar al campus — varias personas fueron arrestadas por llevar armas caseras para confrontar a las fuerzas policiales que, por primera vez, violaron lo que se veía como un espacio seguro. Hubo protestas menores en otras universidades, incluida la famosa Universidad de Hong Kong. Muchas universidades están cerrando el semestre más temprano, con las protestas llegando al sexto mes. El cambio en el clima se produce después de que un manifestante de 22 años murió mientras huía de gases lacrimógenos y dos manifestantes prendieron fuego a un hombre que se expresó a favor del gobierno. El hecho de que las elecciones locales estén programadas para el 24 de noviembre también empeora la situación. Después de la muerte del manifestante, incluso los banqueros del distrito financiero se unieron a las manifestaciones durante la pausa para el almuerzo en muestra de apoyo.


Los pronósticos para la reanudación del crecimiento acelerado de la economía china son cada vez más pesimistas, ya que no se han cumplido las cifras esperadas para el trimestre. El crecimiento en el sector industrial fue menor que en los últimos años (4,7% en comparación con el pronosticado 5,4%) y tanto la cantidad como el volumen de inversiones y consumo también estuvieron por debajo de las expectativas. A pesar de eso, las ventas del 11/11 salieron muy bien. El impacto es global, debido a la importancia de la economía china como consumidora de bienes importados de todo el mundo.

El momento económico puede no ser grandioso, pero, cuando se trata de las industrias del futuro, China está firme en su lucha por el liderazgo mundial. A través de políticas de largo plazo basadas en inversiones públicas masivas y estratégicas, China se ha establecido como un jugador clave en áreas como 5G y pagos electrónicos — ambas piezas clave de la llamada IV Revolución Industrial. ¿Es el éxito chino la prueba clara de que las políticas industriales centradas en el estado funcionan y de que otros países deberían copiarlas? Vale la pena reflexionar sobre el tema.

Como se esperaba, Xi Jinping visitó Brasil en la última semana con motivo de la 11ª Reunión de la Cumbre de los BRICS. El grupo, compuesto por cinco de las principales economías emergentes del mundo, comenzó de manera informal en 2006 y se reunió regularmente desde 2009. La edición de este año, llevada a cabo en Brasilia, por supuesto, también contó con la presencia de Jair Bolsonaro, el presidente brasileño, así como los de los líderes de Rusia, India y Sudáfrica. En la agenda, destacamos las discusiones sobre la importancia de la cooperación entre el grupo de países para el fortalecimiento político común y la construcción de una nueva “década dorada” de crecimiento económico.

Durante el evento, Xi defendió el multilateralismo y dijo que el aumento del proteccionismo comercial erosiona las inversiones y los flujos de bienes entre países — una crítica compartida también por el presidente ruso, Vladimir Putin. El líder chino también propuso que los BRICS impulsen, frente a los nuevos cambios globales, un nuevo ciclo de innovaciones científicas e industriales. Bolsonaro resaltó la importancia de los BRICS en el escenario mundial, pero enfatizó que la política exterior de su administración tiene a Brasil en primer lugar. “La política exterior de mi gobierno tiene sus ojos puestos en el mundo, pero en primer lugar Brasil, para estar en sintonía con las necesidades de nuestra sociedad”, dijo.

Sin embargo, en una reunión cerrada entre los otros líderes del grupo, el presidente brasileño se preocupó por retractarse de sus críticas al gigante asiático durante su campaña presidencial, asegurando que las declaraciones pasadas ya no reflejan la realidad. La reunión, que para algunos marcó la recuperación de las relaciones sino-brasileñas, sirvió como contexto para firmar acuerdos y memorandos de entendimiento entre los dos países en las áreas de política, economía y comercio, entre otras. Paulo Guedes, Ministro de Economía de la administración Bolsonaro, incluso habló de un acuerdo de libre comercio sino-brasileño. La aproximación es un alivio especialmente para Brasil, que tiene a China como su principal socio comercial y como un actor clave en el mantenimiento de sus excedentes de saldo comercial.


Hablando de BRICS… En una decisión que demuestra que su gobierno no le da especial importancia a la coordinación de políticas regionales, Bolsonaro canceló el Outreach Summit. Este evento, que hasta este año no había faltado en la agenda de los BRICS, representaba un esfuerzo para lograr que los países vecinos a dialogaran y, finalmente desarrollaran visiones comunes para la región frente al BRICS. El motivo, según el investigador Oliver Stuenkel, es que Bolsonaro se rehusó a organizar este evento sin Juan Guaidó, que no es reconocido por los otros miembros del BRICS como presidente de Venezuela.


Otra semana, más evidencias de que la guerra comercial entre Estados Unidos y China puede estar a punto de resolverse. Según los medios estatales del gigante asiático, China y Estados Unidos tuvieron, el sábado último (16), una discusión constructiva sobre un posible acuerdo comercial de primera fase entre los dos países. La conversación habría abordado las principales preocupaciones de Beijing y Washington, así como el compromiso de continuar el diálogo entre las dos partes. Sin embargo, recordá que las etapas finales de la formulación de acuerdos comerciales pueden ser difíciles y que el retorno al punto de partida no sería un desarrollo sin precedentes.

The New York Times publicó lo que serían documentos oficiales del gobierno chino sobre la detención de ciudadanos uigures, minoría étnica y religiosa en el noroeste del país, en Xinjiang. En las 400 páginas hay detalles sobre planes de acción desde 2014, bajo las órdenes de Xi de enfrentar lo que se vio como el aumento del terrorismo islámico en la región. El gobierno chino dice que los campos de detención son espacios de rehabilitación y vocacionales para las minorías. Y los medios estatales han enfatizado que los medios occidentales están equivocados. El famoso periódico estatal Global Times publicó un texto muy crítico al material del The New York Times, lo que alentaría el caos en la región.


Investigadores de Shanghai comenzaron a utilizar la inteligencia artificial para detectar enfermedades genéticas en recién nacidos. A través de una exploración facial, será posible identificar si el bebé tiene alguna condición genética específica — como el síndrome de Down y el Síndrome de Cornelia de Lange, las dos con características faciales distintas en las primeras semanas de vida. La base de datos todavía se está perfeccionando con registros médicos anteriores (fotos y videos), pero ahora es posible reconocer al menos 100 enfermedades hereditarias.


Hablamos en un número anterior sobre cómo China está invirtiendo en parques nacionales y preservando áreas con rica flora y fauna. Bueno, ahora el gobierno quiere crear la versión china del Parque Yellowstone, ubicado en los Estados Unidos. La idea está abiertamente inspirada en Yellowstone, con visitas de delegaciones al parque y charlas con funcionarios estadounidenses sobre el tema.


El invierno en China ha demostrado cada vez más no solo desigualdades regionales sino también desigualdades de ingresos, incluso dentro de una misma ciudad. Se sabe que solo la parte norte del país recibe calefacción central y subsidiada — un legado de la planificación arbitraria de la Era Mao en la década de 1950. Las ciudades más grandes al norte de la “Línea Qin-Huai” tienen infraestructura para recibir calefacción central; las del sur, no. Por lo tanto, ciudades como Shanghái, Hangzhou y Chengdu necesitan recurrir a otras alternativas para mantenerse calientes en invierno, como calentadores de gasoil, aires acondicionados, suelo con calefacción, unidades de calefacción central aisladas — por apartamento, lo que hace que la implementación a gran escala sea costosa, y ciertamente hace que la factura sea más costosa a fin de mes — o simplemente ponerse mucha ropa a la vez.

Esta siempre ha sido una de las mayores diferencias entre las porciones norte y sur, junto con el acento a las “R” de Beijing y “X” en Shanghai. Sin embargo, esto también puede ser una distinción sorprendente dentro de la misma ciudad — dependiendo del distrito en el que viva. En Beijing, por ejemplo, las casas ubicadas en el sexto anillo en adelante (en dirección a las zonas rurales más pobres de la ciudad) pueden no tener acceso a calefacción en el invierno de -10°C en la capital.

Zheng He fue un gran explorador chino del siglo XV. Bajo su liderazgo, el Imperio Chino llegó a prácticamente todos los rincones del mundo. Esta sección se inspira en ese personaje y te invita a explorar la China más profundamente.

Foto: las imperdibles fotos de Zhan Youbin, un trabajador de una fábrica y fotógrafo en su tiempo libre, que documentó 20 años de la fuerza laboral detrás del Made in China.

Podcast: ¿Inspirado por la reunión BRICS para comprender mejor las relaciones entre Brasil y China? Entonces escuche la edición de Ao Ponto sobre los posibles impactos de un enfoque comercial más cercano entre los dos gigantes del mundo en desarrollo. ¡Aprovecha y entrena tu portugués!

Otro podcast: la autora Elizabeth Köll habla de su nuevo libro sobre el papel de los ferrocarriles en la transformación de China en este episodio de New Books in East Asian History.

Hoy es el día de R&B, cariño: un ritmo suave hace que Julia Wu sea la voz que quieres escuchar temprano en la mañana cuando te levantas.

Assine a nossa newsletter!

%d blogueiros gostam disto: