Newsletter 075 (ES)

Xi Jinping lanzó la campaña “Clean Your Plate” el martes (11) para evitar el desperdicio de comida en el país. Esta vez, el mensaje es para todos: ¿pretendes salir a cenar con la familia? Recuerda la regla “nº1”: pide una cantidad de platos de acuerdo con el número de personas presentes menos uno. Plataformas de videos cortos como Douyin y Kuaishou ya están notificando a usuarios que buscan términos relacionados a comer mucho (como la práctica mukbang) con un aviso para evitar el desperdicio de comida y fomentar prácticas alimenticias razonables. Quienes han comido en China se pueden imaginar cuán ambiciosa es la campaña: los chinos suelen ser generosos cuando van a restaurantes y el tamaño de las porciones no deja a nadie con el estómago vacío.

Las palabras de Xi llegan en un momento crucial: además de la pandemia de coronavirus, que afectó a las cadenas de abastecimiento de alimentos, China ha estado sufriendo fuertes lluvias, que han impactado seriamente a las zonas tradicionales de producción de arroz. También es un tema importante para la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), y tiene relación con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): “ODS 2: hambre cero y agricultura sostenible”. Anteriormente, ya se habían lanzado algunas campañas con la organización. Una investigación de 2012 indica que 8 mil toneladas de proteínas son desperdiciadas anualmente en el sector de restaurantes. Eso es el equivalente al consumo de proteínas de 260 millones de personas por año.


Las expectativas de que el consumo interno en China se expandiera, como comentamos la última semana, se vieron frustradas: datos del mes de julio apuntan a una caída en las ventas minoristas en el país, además de una reducción en el crecimiento anual de la producción industrial china. Los resultados otra vez traen dudas sobre la solidez del proceso de recuperación económica del gigante asiático, que ha sido impulsado por la reactivación de las actividades productivas y el lanzamiento de grandes paquetes de estímulo en los últimos meses. Por un lado, es verdad que las fuertes lluvias que afectan parte del país pueden estar relacionadas con el bajo desempeño. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el pesimismo y la cautela derivados de la pandemia de COVID-19 siguen acompañando a los consumidores e inversores del país.


¿Ya conoces a las más grandes empresas de e-commerce en China? Esta corta guía explica cuales son las principales empresas y hace un recorrido del sector: el 80% es controlado por tres gigantes — JD.com, Alibaba y, el más reciente pero ya exitoso, Pinduoduo. Como ya comentamos algunas veces, el tamaño del e-commerce chino es bastante impresionante, conformado 56% de las ventas online realizadas en todo el mundo.

Hablando de Pinduoduo, el gigante es muchas veces llamado de “e-commerce social”, o sea, provee la experiencia de hacer compras online a través de las redes sociales. Empresas como Facebook, Instagram y Pinterest también lo hacen — y en China, además de Pinduoduo,  WeChat también saca provecho del aumento del uso de celulares para las compras online. En un análisis detallado del tema, Mattheu Brennan y Elliott Zaagman discuten la cuestión del e-commerce interactivo, que combina recomendaciones, comunidad y entretenimiento para el usuario.


Un artículo de portada de la revista The Economist analiza la economía china bajo el gobierno Xi. Según el texto, la presencia del Partido Comunista Chino en el día a día de las empresas — estatales o privadas — estaría en aumento. El objetivo sería complacer a Xi, que estaría creando un capitalismo de estado más fuerte y sólido. Las reformas de Xi Jinping trabajarían en dos frentes: delinear mejor el “mercado” (regulación del sistema financiero, legislación clara para empresas) e impulsar la eficiencia de las empresas estatales incluso actuando en asociación con el sector privado. La conclusión es que las diferencias entre “Estado” y “mercado” en el país son cada vez más difusas.

En los últimos días, Xi Jinping ha estado en el centro de artículos de la prensa internacional también por otro asunto: Cai Xia, ex maestra en la Escuela del Partido Central chino, afirmó creer que hay una oposición interna generalizada al gobierno actual entre oficiales de niveles medios y altos, así como entre la generación que asumió posiciones en el partido en el período de reformas (la era de Deng Xiaoping) y de la integración a la economía global (en los años 2000). La intelectual fue expulsada recientemente del Partido tras críticas al liderazgo nacional. De acuerdo con ella, pocos se atreven a publicar sus críticas debido a temores de retaliación política. Además de criticar la contracción del espacio para discusiones en el ámbito del Partido chino en los últimos años, Cai ha ido más allá en sus críticas, acusando al mandatario chino de ser el culpable de los problemas internacionales del país y del largo período que llevó hacer pública la situación del coronavirus.

PEN America, la sección estadounidense de la ONG mundial de escritores, acusa a China de censurar producciones de Hollywood. Según la ONG, la Motion Picture Association (que representa a los cinco principales estudios de Hollywood) y otros estudios menores estarían  cediendo ante orientaciones de Beijing. Un informe de más de 100 páginas fue publicado bajo el título “Made in Hollywood, Censored by Beijing”, señalando la hipocresía que es criticar abiertamente el gobierno estadounidense pero aceptar la censura china. Con el fin de no abandonar el enorme mercado chino, el informe sugiere que los estudios reconozcan públicamente las modificaciones solicitadas por gobiernos extranjeros.


Haciendo seguimiento de los sucesos de la semana pasada, Donald Trump emitió una orden ejecutiva el viernes (14) obligando a ByteDance, la startup china detrás de TikTok, que suspenda las operaciones de la aplicación en los EE.UU. en no más de 90 días. En el anuncio, el presidente estadounidense volvió a afirmar que habría evidencia confiable (que no fueron presentadas) de que la empresa puede adoptar medidas que amenacen la seguridad nacional de su país. Asimismo, otras empresas además de ByteDance parecen estar bajo amenaza de Washington: el sábado pasado (15), Trump afirmó en una entrevista que su gobierno también considera presionar otras empresas chinas de tecnología (como la gigante Alibaba), después de terminar efectivamente el control chino sobre TikTok en los EE.UU.

De hecho, un paper recién publicado por la Hinrich Foundation (de Alemania) sobre la carrera tecnológica entre China y EE.UU., destaca que se está volviendo cada vez más común la intervención y participación estatales en la disputa, en ambos lados. En ese contexto, los gobiernos serían cada vez más impulsados por un “tecnonacionalismo” y por una competencia por la ventaja en el área de innovación, cubriendo cuestiones como el rol de las universidades y lasasociaciones público-privadas, entre otros.

Y hablando sobre China y EE.UU., los dos países tenían un encuentro pautado para el sábado pasado (15) con el fin de revisar el avance del cumplimiento de la primera fase del acuerdo comercial firmado en enero entre las superpotencias. Teniendo en cuenta las crecientes tensiones entre Beijing y Washington, la expectativa era que la ocasión pudiese servir para medir el estado de ánimo de las dos partes de las negociaciones. La oportunidad, sin embargo, no se dio: la reunión fue aplazada y todavía no se anunció una nueva fecha para su realización. Sin embargo, fuentes cercanas a los eventos afirman que no hay razón para preocuparse, ya que el aplazamiento no habría sido causado por problemas sustanciales en las relaciones sino-estadounidenses, sino por conflictos de agenda entre sus negociadores y representantes oficiales.


La semana pasada, el control sanitario de Shenzhen declaró haber detectado la presencia de coronavirus en muestras de alas de pollo congeladas importadas de Brasil. La noticia generó preocupación tanto en China como en Brasil. Desde el lado chino, todavía no se sabe con seguridad si la contaminación se dio en el proceso de exportación o en otra etapa. Además, el país teme que la importación de productos contaminados pueda generar nuevos brotes en el país. Desde el lado brasileño, la preocupación es que el gigante asiático reduzca importaciones de sus productos alimentarios, una de las fuentes de ingreso más importantes en el balance comercial del país sudamericano. De hecho, el pollo brasileño ya había estado perdiendo espacio en el mercado chino desde febrero de 2019, cuando se aplicaron al producto ciertas tarifas antidumping, siendo reemplazado por importaciones de países como Tailandia, Argentina y Chile. Según algunos analistas, sin embargo, es posible que el caso esté más relacionado a una disputa comercial que al episodio de contaminación en sí mismo.

En julio, las autoridades sanitarias de dos puertos chinos, Dalian y Xiamen, ya habían encontrado rastros del virus en camarones provenientes de Ecuador. Tras algunas semanas de suspensión de las importaciones, la semana pasada los dos países llegaron a un acuerdo, y el sábado pasado (15) las exportaciones ecuatorianas del crustáceo ya se habían reanudado en su totalidad. Por otro lado, la ciudad de Guangzhou suspendió el lunes (17) la importación de frutos de mar, pescado y carne congelados de países con gran cantidad de casos de COVID-19. Ningún país fue mencionado explícitamente, pero es bastante probable que Brasil esté entre ellos.

La OMS, sin embargo, buscó evitar el pánico tras el caso del pollo brasileño, afirmando que no hay evidencias sobre la transmisibilidad del virus a través de la comida o de embalajes y resaltando la baja proporción de los productos contaminados en relación al total.


Y también con respecto a la carne, la negociación del plan del gobierno argentino de ampliar la industria de carne porcina en el país, principalmente para exportación a China, atrajo muchas críticas en las últimas semanas. Ya nos referimos a la iniciativa en ediciones pasadas, pero en resumen, el proyecto multimillonario haría de Argentina uno de los principales proveedores de proteína a China. Recientemente, sin embargo, ambientalistas argentinos lograron reunir el impresionante número de 400 mil firmas en peticiones en contra de su implementación, resaltando principalmente el impacto ambiental del proyecto. Además de eso, existe el miedo de que la escala de producción involucrada aumente el riesgo del surgimiento de nuevas fiebres porcinas, como la que aniquiló al rebaño chino el año pasado.

En un relato lleno de detalles y sensibilidad, Peter Hessler, autor de River Town, Oracle Bones y Country Driving y maestro de Universidad de Sichuan, narra cómo ha sido su lockdown en Chengdu. Hessler es meticuloso: al describir cómo fué el semestre de las clases en línea para alumnos de la universidad y de otras localidades (de provincias vecinas como Yunnan o en Jilin, en la frontera de China con Corea del Norte) el profesor hace cándidos comentarios sobre sus alumnos; acerca de cómo aprendió a relacionarse con ellos solo escuchando a sus voces y sin ver a sus rostros por problemas de conexión de internet. Y cómo las voces, poco a poco, ganaron nombres: Serena, Andy, Momo, Sisyphos. En una ciudad de 16 millones de habitantes viviendo una “nueva normalidad”, Hessler hace un delicado recorrido sobre cómo la pandemia afectó su vida personal y la de sus estudiantes, además de reflexionar sobre las particularidades de las reacciones chinas y estadounidenses a la pandemia.


La Shanghai Pride, única celebración a gran escala de la comunidad LGBTQIA+ en China, anunció de forma abrupta su suspensión en el último jueves (13). Nacida tímidamente en 2009, la iniciativa luego se transformó en una festividad de semanas de duración, compuesta por eventos como exhibiciones de arte, competiciones deportivas, ponencias y ferias de empleos. La suspensión es recibida con preocupación por observadores y miembros de la comunidad, que ven en la decisión un reflejo de la creciente intervención del gobierno central de China en la sociedad civil y los movimientos que defienden los derechos de minorías sexuales en el país.

Zheng He fue un gran explorador chino del siglo XV. Bajo su liderazgo, el Imperio Chino llegó a prácticamente todos los rincones del mundo. Esta sección se inspira en ese personaje y te invita a explorar la China más profundamente.

Música: por acá en Shūmiàn, somos fans de la banda indie folk-rock de Taiwan Your Woman Sleep With Others 老王樂隊. ¡Sube el volumen!

Arte: conoce el trabajo de Zhou Wenjing, artista china que explora en su obra los efectos de las políticas reproductivas de China sobre las mujeres del país.

Podcast: y ya que hoy hablamos bastante de comida, vale recomendar el nuevo episodio de China in Africa sobre la presencia china en la agricultura africana.

Matemática: ¿ya tuviste la impresión de que los asiáticos, especialmente chinos, son particularmente buenos en cálculos y fórmulas? Este video puede ayudarte a entender las razones por detrás de ese estereotipo.

Assine a nossa newsletter!

%d blogueiros gostam disto: