Newsletter 095 (ES)

Tensión en China por los nuevos casos de COVID-19. Aunque en números mucho menores de lo que se registra alrededor del mundo, Beijing ya está reaccionando con severidad a las noticias de los nuevos contagios de coronavirus en el país. Se han registrado más de 100 nuevos casos  en China continental en los últimos 7 días, con el más reciente epicentro en la provincia de Hebei, próximo a Beijing. También hay casos en al menos otras ocho provincias. A diferencia del último año, cuando la gran ciudad de Wuhan fue el primer epicentro de la enfermedad, el patrón de infecciones actualmente se está concentrando en áreas rurales.

Esas regiones tienden a tener pueblos geográficamente dispersos, además de tener más dificultad en el control de acceso, ya que no poseen una “entrada principal”, como los edificios residenciales. Además, son el hogar de muchos trabajadores migrantes que viajan entre los centros urbanos y sus pueblos de origen —  principalmente ahora, cerca del Año Nuevo Chino. Las zonas rurales tienen poca infraestructura para hacer cuarentenas robustas, y el número limitado de centros de salud dificulta la detección temprana de la enfermedad. ¿Qué hacer, entonces, para contener el virus en esas áreas? El gobierno de Shijiazhuang, capital de Hebei, está desplazando 20.000 personas hacia super cuarentenas (ve el video de la construcción en tiempo real aquí), estructuras compuestas por unidades residenciales prefabricadas, incluyendo baño y cama.

Hablando en COVID-19, un equipo de investigadores de la Organización Mundial de la Salud llegó a Wuhan el último jueves (14) para analizar los orígenes del nuevo coronavirus. La misión, que fue solicitada por más de 100 países miembros de la OMS, era esperada desde el último año, pero sufrió retrasos debido, entre otros factores, a la resistencia china. Las investigaciones comenzarán online — a fin de cuentas, los miembros de la comitiva necesitan cumplir un período de cuarentena en sus habitaciones de hotel antes de ir a campo. Dominic Dwyer, uno de los investigadores del equipo, afirma que no hay expectativas de encontrar el “paciente cero”, pero sí de aclarar dónde y cómo surgió el virus y qué factores influyeron ese proceso.

La única gran economía del mundo en evitar una contracción en 2020, China necesitó menos de un año desde el inicio de la pandemia de COVID-19 para recuperar pérdidas y volver a crecer. La historia de ese proceso de recuperación incluye  una serie de factores complejos, pero uno de ellos es evidente: la fuerza del Estado chino, no sólo para implementar medidas duras de combate a la difusión del virus, sino también para imponer que los engranajes productivos del país volvieran a rodar lo más rápido posible. Como si no bastara un desempeño económico impresionante el último año, 2021 tampoco dejará que desear, con proyecciones señalando un ritmo de crecimiento notablemente superior al que podría registrarse en países como los Estados Unidos, por ejemplo.

Además de la legislación antimonopolio, nuevos impuestos serán parte del futuro de las grandes compañías de tecnología que actúan en el e-commerce en China. Con una facturación de más de 35 trillones de dólares en 2019, no sorprende que el gobierno esté mirando a la economía digital. Los próximos pasos serán la realización de estudios de experiencias con impuestos y tasas sobre el sector en otros países, como Francia y Reino Unido, además del análisis de políticas domésticas. Según el artículo de Caixin, especialistas en el área no están seguros en cuanto al éxito de este plan debido a la manera en la cual se pondrá en práctica: como algo nuevo o a partir de lo que ya existe. La discusión también alcanza tasas a la colecta de datos — un tema que polemiza no sólo la cuestión de quién posee los datos, sino también cómo medir su valor financiero.

Beijing publicó un nuevo documento sobre cooperación internacional. El white paper defiende que la asistencia china se basa en la dinámica de las relaciones Sur-Sur, en el respeto mutuo y en el contexto de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, sigla en inglés). Además, menciona cuestiones sobre auxilio internacional, incluyendo en casos de crisis humanitarias. El documento tiene 45 páginas, y es más largo que los publicados anteriormente sobre el tema (en 2011 y en 2014). Entre 2013 y 2018, China dirigió más de 41 mil millones de dólares a la asistencia a otras naciones, con prioridad para acciones ligadas a la infraestructura y la recuperación económica en Asia y en África. El documento tiene un tono positivo, según analistas, destacando la dedicación china a los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, al enfrentamiento a la pandemia y a la recuperación después de desastres naturales. Finalmente, también expresa el compromiso del gobierno con una mejor gestión de sus estadísticas y del sistema de indicadores para el sector de cooperación internacional.

Al final, ¿es necesario saber mandarín para entender a China? Esa es una pregunta cada vez más importante para personas interesadas en el país. En una brillante reflexión, Yangyang Cheng debate la complejidad del tema, que incluye narrativas que tocan el privilegio, racismo y disputas geopolíticas. Para despertar un poco tu curiosidad, Cheng trata incluso el concepto del chino mandarín como idioma oficial de la RPC, y el poder que cada lengua carga. “El fin del mundo no llega a través del agua, del fuego o de la peste: empieza con la muerte lenta de un lenguaje”, dice Cheng. Aprovecha a leerlo, disponible aquí (en inglés).

Ya se sabe que tomar un café puede ayudar a tener una buena charla. Pero, ¿quién diría que un momento así puede incluso fortalecer las complicadas relaciones entre EE.UU. y China? La semana pasada, Xi Jinping envió una carta al ex-CEO de Starbucks, Howard Schultz, sobre el importante papel de la empresa en promover relaciones comerciales benéficas para los dos países. Con eso, Xi señala un escenario positivo para empresas extranjeras que actúan en China o planean hacerlo, incluyendo las de EE.UU. La carta de Xi fue una respuesta a un mensaje enviado anteriormente por Schultz, felicitando el liderazgo de Xi y resaltando el respeto que tiene por el pueblo y por la cultura china.

Cansados de la presión de la vida moderna en las grandes ciudades, muchos millenials chinos están siguiendo la ruta del campo. En asentamientos que se esparcen por el interior, los jóvenes optan por vivir de manera autosuficiente bajo valores comunitarios compartidos y, sobre todo, de modo aislado de la sociedad mainstream. El fenómeno, que ya se estaba expandiendo a lo largo de los últimos años, ganó aún más fuerza con la pandemia del nuevo coronavirus — periodo que llevó a muchos chinos a reflexionar sobre los trazos dominantes de la contemporaneidad, como el enfoque extremo en la prosperidad económica. “Muchos de los que optan por ese estilo de vida están buscando una nueva dirección”, afirma Peter Yang, estudiante de la Universidad de Chicago dedicado a investigar el fenómeno.

El tema de insatisfacción de los jóvenes de China con sus propias vidas no es raro en los debates sobre los fenómenos sociales contemporáneos del país. Si también tienes interés por el asunto, el portal Reading the China Dream recientemente ha traducido un texto de la académica Liu Xinting que investiga los factores detrás de la infelicidad sentida por muchos de aquellos nacidos en los años de 1990 y 2000 en el gigante asiático. Lo recomendamos.

Cómo abordamos frecuentemente aquí en Shūmiàn, el debate público sobre violencia de género se viene volviendo más y más amplio en China. Esta vez, un comercial de pañuelos de limpieza facial provocó una respuesta dura del público chino: en el video, transmitido por Douyin (el TikTok chino), una mujer a punto de ser atacada espanta al potencial agresor utilizando el pañuelo de la marca Purcotton para remover su maquillaje y revelando su rostro limpio. Inmediatamente, usuarios de la plataforma denunciaron la pieza como inapropriada por “demonizar”a las víctimas de acoso y depositar en la aparencia femenina la fuerza motriz de episodios de agresión sexual. Tras la reacción, la empresa removió la campaña y pidió disculpas, afirmando que el anuncio no se alinea con sus valores y que su difusión fue un error.

¿De quién es el kimchi? El origen del picante manjar de vegetales fermentados en conserva volvió a ser objeto de disputa entre surcoreanos y chinos. Esa vez, la polémica surgió a partir de un vídeo de la youtuber Li Zi qi ( 李子柒) — conocida por sus videos idílicos cocinando comida china, como ya comentamos en Shūmiàn  — en el que muestra cómo preparar la deliciosa receta. Sin declarar el origen del kimchi, algunos surcoreanos tomaron el episodio como una ofensa, ya que Li se dedica a la cocina china, dando a entender que el kimchi también sería chino. Cuando la polémica surgió en Weibo, el hashtag hablando del asunto tuvo más de 800 millones de visualizaciones (#李子柒做泡菜遭韩国网友围攻#, “Li Zi Qi siendo cancelada por internautas surcoreanos por enseñar a preparar kimchi”, traducción libre).

Desde el lado chino, hay quien afirma que el kimchi viene de Yanbian, una región autónoma de minoría étnica coreana ubicada en la provincia de Jilin en China; otros atribuyen los orígenes picantes del kimchi a la provincia de Sichuan, conocida por el uso de la pimienta en prácticamente todas las recetas. Sea cual sea la herencia del kimchi, las disputas identitarias entre China y Corea del Sur están lejos de su fin.

Es posible que ya hayas escuchado del “modelo Chongqing”, un conocido experimento de políticas públicas de impuestos y movilización popular en la ciudad entonces bajo la gestión de Bo Xilai, un liderazgo con algunos enemigos dentro del Partido Comunista. Bo fue arrestado en 2012 por corrupción, y su esposa estaba involucrada en el asesinato de un empresario británico. Es una historia que parece cinematográfica. Bo era un rival de Xi Jinping y hoy, casi 10 años después, se realizó un interesante análisis sobre el modelo. Vale la pena leerlo; también incluye reflexiones sobre los impactos de la adopción de esas políticas por el Partido y sobre el gobierno de Xi.

Todavía estamos en tiempo de retrospectiva? Wu Yixiu analiza cómo fue 2020 en términos ambientales para China. El país tuvo que repensar tanto la cuestión de reglamentación de los mercados de animales tras el descubrimiento del nuevo coronavirus como la de venta de especies raras. Además, Xi hizo aquella famosa promesa sobre alcanzar la neutralidad de carbono para 2060. Por fin, mucho se ha discutido sobre si la remontada económica sería sostenible (“una recuperación verde”), pero la discusión no se vio reflejada en las políticas públicas.

Zheng He fue un gran explorador chino del siglo XV. Bajo su liderazgo, el Imperio Chino llegó a prácticamente todos los rincones del mundo. Esta sección se inspira en ese personaje y te invita a explorar la China más profundamente.

Podcast: en 2020, el público chino superó al estadounidense en las taquillas. La relación entre Hollywood y China es el tema de esta charla en el podcast Why It Matters de Gabrielle Sierra, con los especialistas Aynne Kokas y James Tager (autor del informe sobre censura en Hollywood, que ya mencionamos aquí).

De las bellezas cotidianas: las ilustraciones de la taiwanesa Pan Chuling sirven como un buen recordatorio de la poesía que existe en escenas cotidianas. Míralas aquí.

Documental: la película de la directora Shi Jiayan cuenta la historia y hace tributo a Zhang Yingying, estudiante china asesinada en 2017 en Chicago, en los EE.UU.

Un jazz para relajar: ¿quién dijo que ahora no es hora de relajar, tirar las patas arriba y disfrutar el resto del día? Con ustedes, 羅妍婷 YenTing Lo.

Sonidos diferentes: un hilo preparado por la profesora Chenchen Zhang con música china que no está en el mandarín estándar. Hay música en varios dialectos: shanghainés, haifeng, lanyin, wu de Suzhou, y otros.

Un poco más académico: en un artículo para el sitio Politics & Governance, Rongrong Lin analiza la ascensión de los tecnócratas en el Partido Comunista Chino desde la década de 1990 hasta 2013, y cómo el perfil de esos líderes se encaja en el momento histórico por el que pasó entonces el país.

Assine a nossa newsletter!

%d blogueiros gostam disto: